dic 022015
 

¿Por qué esa fascinación, esa atracción, ese magnetismo?

Se unen en él el rigor de un comunicador, un transmisor y el carisma y genio de un maestro.
Cuando lo vivido, lo estudiado, el propio conocimiento ha echado raíces se convierte en una sabiduría vital, de gestos, actitudes, comportamientos…
Nos hemos sentido completamente fecundados.
Dhanyavādaḥ namo namaḥ

 

 Posted by at 12:45 am